29 abr. 2012

El barril del amontillado (Poe)

El barril de amontillado (título original en inglés: "The Cask of Amontillado") es un cuento del escritor estadounidense Edgar Allan Poe publicado por primera vez en 1846.


Podcast de Luna de Medianoche

En plenos carnavales de alguna ciudad italiana del siglo XIX, Montresor busca a Fortunato con ánimo de vengarse de una pasada humillación. Al hallarlo ebrio, le resulta fácil convencerlo de que lo acompañe a su palazzo con el pretexto de darle a probar un nuevo vino. Lo conduce a las catacumbas de la casa, y allí consuma su venganza.

Poe - The Cask of Amontilladoby ~szucsi
Por el tema de la venganza, por el personaje del bufón y alguna otra coincidencia, existe otro relato del final de su carrera que es hermano de éste. Se trata de "Hop-Frog", uno de los últimos que escribió, y en el que un Poe ya definitivamente cansado y desairado por la vida y sus penurias, y no poco por sus críticos —aquellos que le criticaban y a los que él mismo había vilipendiado de lo lindo—, se aparta voluntariamente de sus grandes hazañas artísticas e intelectuales —de la invención del relato policial y el de ciencia-ficción, de "El coloquio de Monos y Una" y "El poder de las palabras", con su apabullante metafísica sensible, del admirable muestrario del horror por el horror que representan "El gato negro", "La verdad sobre el caso del señor Valdemar", "El pozo y el péndulo" o "El corazón delator"—, para entregarse nuevamente, como en "El barril de amontillado", a un lamentable, aunque en modo alguno torpe, simulacro de revancha contra el mundo, la única finalmente en su mano.
"El barril de amontillado" es un cuento maestro del género de suspense. No se puede ser más moderno en 1846. Tampoco puede generarse tanto dramatismo con tan pocos recursos, con elementos tan ligeros, con una concisión tan acusada. En cuanto a la musicalidad, una faceta de los relatos de Poe que no se ha estudiado suficientemente, debe destacarse la gran habilidad con que delineaba el escritor las curvas de interés dramático, la atenuación, el tempo llano, el crescendo, hasta la culminación y el clímax; en el caso que nos ocupa, más bien una vía muerta.

space1999/deviantart

"El barril de amontillado" es uno de los relatos de la etapa final en la vida de Poe (1846), escrito sólo poco tiempo antes del inicio de su declive definitivo, marcado por la muerte de su mujer, Virginia Clemm, en enero de 1847. Una primera lectura de "El barril de amontillado" ya nos revela dos aspectos fundamentales. El primero, su perfección narrativa: el autor en ese momento era dueño de todas las herramientas y resortes de su oficio; el segundo, que había culminado en él un largo proceso de desencanto vital y degradación moral, si bien esto último, evidentemente, no iba en menoscabo de la excelencia artística, sino más bien al contrario.

Es la historia de una horrible venganza, si es que alguna no lo es. ¿Qué pudo mover al autor a su composición? Nos encontramos, desde luego, a años luz del muchacho genial que había escrito vaporosos poemas románticos en los que retrataba un mundo ideal de palacios encantados y bellísimas heroínas ultraterrenas. La maligna inteligencia, el humor negro, la punzante ironía, y hasta el sadismo gratuito en la conducta del vengador Montresor, revelarían en su autor, probable aunque no necesariamente (pero hemos de tener en cuenta, decimos, el momento y las circunstancias en que el relato fue escrito), grandes dosis de dolor y frustración mal asimilados, una aguda conciencia de fracaso, así como, acaso, la voluntad de dejar al porvenir algún terrorífico mensaje subliminal, y todo bajo un tratamiento acusadamente alegórico.
texto wikipedia


ver también El Cuervo

Stein um Stein - Rammstein
(inspirada en El barril del amontillado)


Piedra Sobre Piedra

Tengo proyectos, grande proyectos,
Voy a construirte una casa,
Cada piedra es una lágrima,
Y no te trasladarás nunca más
Sí, voy a construirte una casita,
Que no tiene ventana, ni puerta,
El interior será oscuro,
Ninguna luz penetrará allí

Sí, voy a hacerte una vivienda,
Y serás una parte de ella.

Piedra sobre piedra, voy a emparedarte,
piedra sobre piedra,
Me quedaré siempre cerca de ti

Sin ropa y sin zapatos,
me mirarás trabajar,
Los pies en el cemento,
Embellecerás los cimientos,
Fuera, habrá un jardín,
Y nadie pensará gritar

Piedra sobre piedra, voy a emparedarte,
piedra sobre piedra,
Me quedaré siempre cerca de ti

¡Qué de piedras recogidas, qué de martilleos!
Fuera, es pronto el crepúsculo,
Todos los clavos están muy derechos,
Cuando los hundo,
En tu cuerpo de madera Ramm - Stein!

Piedra sobre piedra,
Voy a emparedarte,
piedra sobre piedra,
Me quedaré siempre cerca de ti
Piedra sobre piedra,
Voy a emparedarte,
piedra sobre piedra,
Y nadie te oirá gritar